top of page

Paraguay: una de las promesas del audiovisual latinoamericano dando sus primeros pasos


En el año 2012, el hasta entonces ignoto cine paraguayo captó buena parte de la atención mundial a partir del estreno y el suceso del thriller “7 cajas”, dirigido por Juan Carlos Maneglia y Tana Schémbori. Premiada en el Festival de Cine de San Sebastián (España) y en los Goya, la película fue adquirida por la multinacional HBO para la adaptación norteamericana.


A ese vertiginoso derrotero hay que sumarle que resultó un verdadero éxito de taquilla, logrando superar en Paraguay el éxito que ostentaba “Titanic”, al alcanzar los casi 170 mil espectadores durante el primer mes contra los casi 150 mil de la película de James Cameron.


También hubo un sin sabor para esta película que en octubre de 2012 se quedó afuera del anuncio de candidatas al premio Oscar como Mejor Película Extranjera al no cumplir con algunos requisitos, como el de no contar con una Academia de Cine paraguaya.


El episodio fue uno de los motores para que un año más tarde naciera la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Paraguay con el fin de impulsar y promocionar el cine del país tanto a nivel nacional como internacional.


Más de una década pasó desde aquel momento en el que el cine paraguayo dio que hablar en el mundo. Con un crecimiento sostenido en producciones audiovisuales, en el año 2019 los autores audiovisuales decidieron organizarse y crearon Creadores PY: una sociedad de gestión colectiva que tiene como labor proteger los derechos autorales, además de fomentar actividades de formación para los mismos, dirigida a directores y guionistas que cuenten con largometrajes de ficción, documentales, series, o telenovelas exhibidos y comercializados.

Detrás de la fundación de esta asociación de directores y guionistas estuvieron los realizadores Juan Carlos Maneglia y Tana Schémbori, lo que significó la primera vez en el territorio paraguayo de contar con una sociedad de gestión colectiva destinada a proteger los derechos de los autores y de fomentar actividades de formación.

7 cajas (2012), de Juan Carlos Maneglia y Tana Schémbori

Un largo camino por recorrer

En la actualidad Creadores Py tiene como Presidente al director Armando Aquino y cuenta con un número de alrededor de 25 asociados. La directora Claudia Zárate, Secretaria-Tesorera de la entidad, subraya que “el número va creciendo” pero que aún hay “desconocimiento” y “cierta desconfianza” sobre la utilidad de la asociación.


A nivel organizativo y a partir de la creación tanto de la Academia de Cine paraguaya como de la asociación de directores y guionistas, el cine paraguayo experimentó un salto cualitativo pero sigue afectado por las dificultades propias de una industria aún demasiado pequeña. Aún son pocas las producciones de largometrajes que se realizan anualmente y la principal dificultad está dada por la falta de apoyo económico para llevar adelante las producciones.


Zárate, que fue una de las representantes de Paraguay en la Asamblea Anual 2023 de FESAAL celebrada en Santiago de Chile, entiende que “el dinero es el principal problema ya que sino estaríamos haciendo muchísimas más películas” y que para que Creadores Py termine de crecer y consolidarse necesitan “una evangelización para que las personas conozcan sus derechos y se sientan interesados en ser parte, ya que lo que va a hacer que esto se mueva es la mayoría, tener más participantes. Debemos ir casa por casa a explicarles sobre sus derechos, para estar unidos para luchar y lograr nuestro objetivo”.

Comisión directiva de CREADORES PY

En lo que respecta al Instituto Nacional del Audiovisual Paraguayo (INAP) si bien su existencia soluciona administrativamente algunas situaciones, todavía su accionar no logra satisfacer las necesidades de los autores audiovisuales.


“A la hora de presentar proyectos se nos exigen un montón de requisitos pero lastimosamente son muy pocos los que son beneficiados con ese dinero y tampoco es mucho lo que otorgan para lo que cuesta hacer una película. No hay tantas producciones porque falta ese apoyo”.


Todavía en Paraguay los realizadores tienen mucho que conquistar en materia de derechos de autor donde los derechos sobre la obra los tiene el productor salvo que se celebre un contrato privado entre productor y director, que permita que el realizador también obtenga algún porcentaje de ganancia.


Eso en lo que respecta a aquellas producciones más grandes que cuentan con la figura del productor, ya que en las más pequeñas generalmente los directores, guionistas o actores también cumplen la función de productores.


Un ejemplo de esto es lo que le tocó afrontar a Claudia Zárate a la hora de realizar “Póra”, su primer largometraje, que actualmente se encuentra disponible en Amazon. “Pocos se imaginan cómo luchamos para hacer una película. En mi caso no es que quise hacer muchos roles sino que no me quedaba otro camino si quería poner una película mía en el cine. Si yo hubiese tenido los recursos hubiera pagado esto, eso o aquello y no tener que hacer tantos roles que iban desde buscar las empanadas para el catering que había sacado por canje, hacer de iluminadora, dirigir y hasta pedirle un préstamo a mi hermano para comprar lo que se necesita para hacer una película”.

Claudia Zárate, realizadora paraguaya y secretaria-tesorera de CREADORES PY, junto al afiche de su última película, Póra


A pesar de ese contexto adverso su película participó en distintos festivales del mundo y ocupa un espacio en la plataforma Amazon. “Creo que el cine paraguayo todavía es muy sufrido por falta de recursos económicos. Acá el principal problema es el dinero y la falta de apoyo estatal. En Amazon estamos al lado de películas con presupuestos de 5 millones de dólares y con “Póra” apenas gastamos 30 millones de guaraníes (2500 dólares)”.


Claudia Zárate es de las pocas directoras mujeres de su país ya que según estadísticas del INAP sólo el 18% de directores de cine en Paraguay son mujeres. “El Instituto lanzó en 2022 la primera convocatoria de fomento al cine con una categoría específica para proyectos dirigidos por mujeres. En los últimos dos años hay más talleres y muestras que apoyan los proyectos hechos por mujeres”, cuenta.


Si bien el sector audiovisual en Paraguay tiene un largo camino por recorrer los autores audiovisuales están pujando por conseguir su lugar a fuerza de trabajo y muchos son conscientes de que unirse en defensa de sus derechos es un tarea fundamental en ese sentido.

bottom of page