Más de 100 artistas británicos proponen la creación de un fondo de apoyo a las industrias creativas



A través de una carta abierta, una coalición formada por Creadores e Intérpretes de diversas disciplinas del Reino Unido apoyó la creación del Smart Fund para una “renovación económica y cultural” del país. A través de un impuesto del 1% al 3% sobre la venta de dispositivos electrónicos, como teléfonos celulares y laptops, este fondo podría recaudar hasta 300 millones de libras esterlinas anuales, que serían destinadas a las industrias creativas, “brindando a las empresas tecnológicas una forma directa de invertir en la cultura”.


Este gravamen, aplicado a los dispositivos que permiten a los usuarios la descarga y almacenamiento de contenidos creativos, implicaría una “renovación económica y cultural” e “impulsaría una recuperación económica del Reino Unido más amplia”. Con relación al beneficio tácito que la industria de la tecnología adquiere de las creaciones artísticas, la carta manifestó el deseo de un estímulo equivalente, pero en sentido inverso: “Las artes brindan sustento a la sala de máquinas de la regeneración, reactivación y renovación cultural para todo el país. El Smart Fund es el camino para apoyarlo”. Este sistema de retroalimentación de las industrias es similar al sistema de copia privada que existe en muchos países europeos.

Yinka Shonibare: Photo by Jill Mead - The Guardian

Yinka Shonibare (embajador del Smart Fund y miembro de DACS - Sociedad de Derechos de Autor de Diseñadores y Artistas del Reino Unido, una de las organizaciones que firmaron la propuesta) manifestó: “Actualmente, no existe un método eficaz para que los Creadores sean recompensados cuando sus trabajos son descargados y almacenados por el público. Esta sigue siendo una de las mayores oportunidades sin explotar para Creadores e Intérpretes. El Smart Fund brinda un modo de invertir en talento creativo de todas las edades y procedencias, y en sus comunidades”. Según DACS, esquemas como el Smart Fund “existen y funcionan de manera exitosa” en 44 países del mundo y han remunerado el uso del trabajo de los Creadores e Intérpretes con más de 930 millones de libras esterlinas solo en el año 2018.


Gilane Tawadros -Photo by iniva.org

Gilane Tawadros (Directora Ejecutiva de DACS) declaró que “al trabajar junto con la industria tecnológica y con innovadores de este sector, queremos apoyar a los creadores e intérpretes para reconstruir y activar el patrimonio cultural mundial dominante, el turismo y las industrias creativas del Reino Unido y contribuir con su poder de atracción y prestigio internacional”.



Margaret Heffernan - Photo by www.ted.com

Margaret Heffernan (artista visual y Presidenta de DACS) publicó, el pasado 4 de julio, un artículo en el Financial Times, en el que explica que Alemania, Francia, Bélgica e Italia son las naciones en las que este esquema está más afianzado, y que el resto de los estados europeos (a excepción de Mónaco) también cuentan con este mecanismo, al igual que otros países del mundo, como Israel, Japón, Malaui, Marruecos y Túnez. Heffernan explica que esto no sucede en el Reino Unido: “Ningún mecanismo tal existe aquí. Puede cambiar. Los Smart Funds cobran en concepto de colaboraciones entre creadores e intérpretes, empresas tecnológicas y gobiernos, como un modo directo de invertir en la riqueza económica, social y cultural del Reino Unido”. Por otro lado, propuso la inversión de los fondos recaudados “en artistas de todas las edades y procedencias, como un modo de contribuir con la transformación cultural y económica británica”, a la vez que gran parte del dinero recaudado “se abonaría directamente a los artistas, en concepto de regalías, a través de un organismo de recaudación existente, como el que presido”.


A su vez, Heffernan planteó que un porcentaje del dinero recaudado sea destinado a brindar apoyo a proyectos culturales de creadores jóvenes y emergentes. “Todo esto se gestionará y determinará en colaboración con los gobiernos vigentes, empresas tecnológicas y organismos de recaudación para distribuir los ingresos por derechos de autor”, escribió.


La presidenta de DACS insiste en que la creación del Smart Fund será “una oportunidad para que las empresas tecnológicas trabajen, junto con los gobiernos y las industrias creativas, en la renovación de la vida cultural del Reino Unido”, a través de “un modo transparente, colaborativo y sostenible, a fin de inspirar y mejorar la actividad expresiva de los artistas que hacen que el Reino Unido sea mundialmente famoso”.